El Changüisero

Blog de la Cultura y Sociedad Guantanamera

By

Un changüisero de Nueva York

Benjamín  de los treseros que intervino en la Gala inaugural del Festival del changüí. compartió escena con Pancho Amat y Pedro Vera (Benjamín en la foto no tiene sombrero).Por Adriel Bosch Cascaret / Foto: Leonel Escalona Furones

El amor cuando es real no repara en distancias ni fronteras, por lo menos así funciona para Benjamín Lapidus, estadounidense que una vez que descubrió al changüí decidió hacerlo suyo y como fiel enamorado ya le es imposible desprenderse de tan autóctono ritmo musical guantanamero.

Dice que la música cubana le encanta y que la conoce desde bien pequeño, pues aparte de su padre ser pianista, él se crió en un barrio caribeño de la ciudad norteamericana de New York donde pudo conocer a profundidad la cultura latina.

“En el caso Cuba escuché mucho de la rumba, el folclor de origen africano, el mambo, y otros, pero del changüí tenía muy pocas referencias y por eso en el año 1997 decidí venir hasta Guantánamo a ver que era desde su propia cuna”, rememora Benjamín, hoy Doctor en Musicología y profesor del Colegio de Justicia Criminal de la Universidad de la Ciudad de New Cork (CNUY).

El enamoramiento de Benjamín por la música cubana, y más específicamente por la nacida en el extremo más oriental, lo ha hecho volver desde entonces en 12 ocasiones, visitas que ha aprovechado no solo para saber los orígenes del ritmo que lo atrajo hasta aquí, sino para aprender a echar su “pasillito” changüisero y a cantarlo y tocarlo, con énfasis en el dominio del tres.

“Es tanto mi vínculo con este género que hice mi tesis doctoral sobre él, y en el año 2008 lancé el texto Origins of Cuban Music and Dance: Changüí, sobre su desarrollo, estilo y la forma de bailarlo; además de publicar artículos relacionados con el tema en revistas de musicología”, dice el joven estadounidense de 41 años quien asegura que tiene la responsabilidad de traducir su libro para poder editarlo en Cuba y presentarlo en un futuro no muy lejano en Guantánamo.

Aparte de toda esa labor con carácter profesional, Benjamín se ha convertido en un promotor changüisero en la urbe de la Estatua de la Libertad, y trata de hacer lo posible para que sobre todo sus estudiantes conozcan sobre el changüí y el nengón, y solo en la universidad pública donde imparte clases tiene un gran espectro para la promoción, pues dicho centro, el mayor de su tipo en el mundo, tiene más de 450 mil estudiantes”.

“Ha sido inevitable convertirme en promotor de esta música guantanamera que me encanta, ella y las amistades sinceras que he encontrado aquí es lo que me hace volver a Guantánamo, al sitio hospitalario donde he conocido a gente buena como Ramón Gómez, José Cuenca, Justo Kindelán, Celso Fernández, José Olivares, entre otros muchos a quienes agradezco su cortesía y generosidad”, alega.

La edición VII del Festival Nacional del Changüí trajo a Benjamín por segunda ocasión a participar en el Coloquio Rafael Inciarte: Simientes, paralelos y proyecciones del changüí, y a compartir con quienes generan el rico género musical que nació a finales del siglo XIX en las montañas de Yateras, esos que considera amigos y fieles cultores del changüí que lo enamoró y que gracias a gente como él se va conociendo más en el mundo.

One Response to Un changüisero de Nueva York

  1. Ernesto Estrada Mila says:

    Aunque soy camagueyano , soy un fiel admirador de este genero , desde el Mengon , hasta el changui de hoy cultivado por el charangonnde Elito Reve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *