El Changüisero

Blog de la Cultura y Sociedad Guantanamera

By

Replanteando el salón-concurso Boti

¿Qué significa hoy en día para los procesos de producción de arte el premio en metálico de cinco mil pesos en moneda nacional del Concurso de Artes Plástica y Literatura Regino Eladio Boti, de Guantánamo?  “muy poco”.

“Porque el arte cada vez es más multidisciplinario, porque el arte cada vez es más espectacular, porque el arte cada vez es más tecnológico, con herramientas y materiales más caros, incluso hablamos de obras plurales, en la cual el artista necesita del concurso de un diseñador, un publicista, un luminotécnico para poder realizar una pieza”

Así me dijo y a otros colegas de la prensa durante la 40 edición del certamen, el curador, crítico y guionista, Pavel Alejandro Barrios Sosa, de Camagüey, invitado a participar como jurado y anota varios puntos donde se debe reflexionar para mantener al Concurso-Salón , uno de los más perdurables en la Mayor de las Antillas, que en su lucimiento reunió a cientos de artistas de todas las regiones cubanas.

Cuando me adentré en la convesación con Pavel en un momento del Boti, él consideró además la representatividad de sólo cuatro provincias con 16 obras en su mayoría de artistas del territorio guantanamero (11), Santiago de Cuba (4), Holguín (1) y Ciego de Ávila (1). El concursante procedente de esta última provincia, Yadier González Martínez, fue el ganador del premio Boti, por la elaboración de un discurso anecdótico que optimiza recursos y códigos mostrado en el videoarte Recuerda, laureado también por la Asociación de Hermanos Saíz, mientras que el CPAP entregó la Beca de Creación “Germán Simonó”, de tres mil pesos, al guantanamero Genny Jarrosay Hecheverría por su triptico fotográfico De la serie Causas y Efectos: aterrizajes forzos.

Pavel Barrios, guionista del largometraje “La hoja de la caleta”, sugiere como propuesta para  estimular a los creadores a llegar con su obra a la provincia más oriental de Cuba, la gestión previa con el Consejo Nacional de Artes Plásticas de una publicación en la revista de Arte Cubano sobre el artista premiado, coordinar con Desoft, la Uneac o el Instituto de Radio, Cine y Televisión un material de multimedia, o audiovisual promocional,  colocar la obra del premiado en un circuito de arte, que le aporte al artista, y ante todo lo expuesto realizar un proceso curatorial desde ahora.

En el caso de la literatura, muchos allí presente como el escritor holguinero José Luis Serrano, Premio Nicolás Guillén, destaca las disertaciones de Mireya Piñero, Ana Luz García y de Regino Rodríguez, el nieto y albacea del reconocido poeta guantanamero, que pudieron ser aprovechada por promotores culturales, estudiantes y académicos, específicamente de carreras socioculturales y del arte, que nunca hicieron acto de presencia en la jornada, aún más en estos momentos que realizan sus tesis de graduación.

No pienso que el arte literario como la plástica sea de masividad, pero reflexiono que debe mover la sensibilidad de los públicos, que quizás, no recibieron bien la información de los horarios de las actividades al no tener un programa de mano. Las instituciones, escuelas y centros de trabajo aledaños a estas plazas debieron ser convocadas previamente también para que se integraran a esta jornada que le pertenece a los guantanameros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *