El Changüisero

Blog de la Cultura y Sociedad Guantanamera

By

Peñas changüiseras, madres de un festival

Peña Changuisera LA SORPRESAPor: Liubis Balart Martínez

Para que Guantánamo tuviera su octava fiesta del changüí que pretende romper el record de la pasada edición al mantenerse 30 horas de baile ininterrumpido, hay que destacar el esmero y quehacer de una treintena de peñas chaguiseras como Bajo la Ceiba, la primogénita de la provincia.

Este club de apasionados del ritmo sincopado, fundado por Eusebia Latamblet, sobrina del legendario tresero Reyes Latamblet, Chito, inició sus actividades hace 16 años atrás en el barrio de San Justo, en una tarde de porfía con las autoridades de la localidad, por el precepto de congregar aglomerar gentes por el simple deseo de cantar y bailar la música tradicional de esta tierra entre el mar y la montaña.

Sin embargo la razón y perseverancia de esta apasionada, que escucha el changüí desde que vino al mundo, felizmente dominó la opinión de los detractores, y es que hasta Bajo la Ceiba-según Eusebia- llegó el desaparecido músico Santiago Moreaux Jardines para crear su Cumbancha, proyecto que gana admiradores en la Emisora Provincial CMKS todos los lunes a partir de las 10 de la noche y se extendió hasta el Telecentro Solvisión bajo la conducción de Martha Beatriz Rodríguez López, otra defensora a capa y espada de este género tradicional guantanamero.

El club de Luis Céspedes Fournier, que honra la memoria de Pepe Luis, inspirador del tema “En Guantánamo”, por el compositor Abelardo Barroso, realiza sus actividades fidedignamente hace 12 años en el Reparto Caribe y todos los viernes reúne a esta gran familia en la Casa del Changüí Chito Latamble y hay que mencionar que la presidenta de este grupo, Mercedes Russó provino de Bajo La Ceiba.

Rosa Chacón, la Reina del Quimbombó, Eloina Davis, Martiza Perez Duporté, Juilia Batis Goire, la Changüisera de la Caoba, Jackson Mena son otros promotores de proyectos socioculturales que se aventuran en divulgar el ritmo cadencioso, legado de sus predecesores hace una centuria, y gracias a su entrega desinteresada y acervo desde cada barrio del Guaso, esta gran familia tiene hoy su festival de changüí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *