El Changüisero

Blog de la Cultura y Sociedad Guantanamera

By

Parque de diversión ó aburrimiento

Parque de diversión El Pidió ValdésEste domingo me dispuse llevar a los niños a dar un paseo, pasamos por el viejo parque 24, hoy convertido en Plaza 24 de Febrero, muy linda por cierto, pero aburrida para los niños, cuestión de la que hablare en otro momento, pues el post de hoy va dedicado al ya tocado en este blog, parque de diversión “El Pidió Valdés”, que para entrar costaba 0.20 centavos,  hoy cuesta 1 peso donde solo funciona dos aparatos, la música de ambientación ya no es infantil y la atención de su personal es de obstinado o castigado por la poca afluencia de público.

 

Parque de diversión El Pidió Valdés-No Pase

Parque de diversión El Pidió Valdés / Cartel en las Sillitas voladoras

Cuando me refiero al costo de la entrada, me pregunto, que estarán cobrando, la mala atención, la mala cara de sus trabajadores, el poco deseo de trabajar, la mala forma, el maltrato, un ambiente de desierto, ¿que es lo que valdrá 1 peso?, cuando no hay condiciones ni para disfrutar de los aparatos que existen desde hace 30 años, los aviones grandes, el barquito para niños pequeños y el perrito de la sala de muñecos por suerte estaban funcionando, el resto estaban sin funcionar como los llamados aviones caza que es más rápido, según su operadora, tenia un cablecito zafado, las bicicletas voladoras y la pista de bicicletas y triciclos no había nadie, el trencito pintado muy lindo pero detenido en el tiempo desde su intento el pasado julio, día de los niños, el lugar que antiguamente era la casa de los espejo, hoy casa de juego completamente vacía,  las sillita voladora tenia un cartel con tiza que decía NO PASE EQUIPO ROTO.

 

Cuando pasamos por la cafetería, nos detuvimos a merendar, por suerte había pocas personas y algunas golosinas a precios módicos, como helado, refresco en bolsita, sorbeto, chupetín, y tableta de chocolate, además de otros que ya si estaban algo carito como el famoso paquete de galleticas dulce a 60 pesos, refresco de lata a 10 pesos, Pelly de jamón a 21 pesos y Peter a 10 pesos, lo que sigue siendo un problema resolver el abastecimiento adecuado para este tipo de cafetería donde acuden niños acompañados de madre, padres y familias trabajadoras, donde los salarios son muy bajos.

 

A pesar del fuerte sol y el deshabitado parque, los niños respiraron otros aires, montaron columpio, cachumbambé, corrieron por el alto césped enyerbado en varios sitios y disfrutaron de un domingo fuera de casa, al salir le pregunte a la compañera de la entrada si no había vuelto, pues solo había tres aparatos funcionando, la que quedo sorprendida y dijo se lo haría saber a el director, pues le da mucha pena que las personas reclamen lo que para ella considera debe funcionar bien, Será que este parque solo funciona para el  Días de los niños en verano … Saque usted sus propias conclusiones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *