El Changüisero

Blog de la Cultura y Sociedad Guantanamera

By

Monier se presenta

Conrado Monier Por Ernesto T. Hermosilla

Dentro del conglomerado de actividades de la Semana de la Cultura Guantanamera, desarrollada en esta ciudad al extremo oriental de Cuba, hubo una que nos tocó de cerca en el Centro de Comunicación para la Cultura.
El Te presento a…, al que habitualmente invitamos a artistas o intelectuales reconocidos de la provincia o del resto del país, contó en esta oportunidad con uno de los músicos más importantes de la actualidad, quien exhibe consolidación en su obra y un trabajo ascendente para suerte nuestra y orgullo del terruño.

Con una extensa e intensa labor profesional, realizada principalmente en este rincón del país, donde brilla como diamante pulido, Conrado Modesto Monier Ribeaux hizo gala de su carisma para intercambiar con los presentes en el espacio del Centro de Comunicación para la Cultura, y dialogar sobre sus inicios en la vida y en el arte. Además de su infancia, adolescencia y madurez en el hogar paterno, en el cual recibió la influencia de sus padres músicos, como también lo fueron sus hermanos.

Y como de casta le viene al galgo, Conrado Monier hace gala de su extirpe para erguirse como uno de los más destacados arreglistas musicales, compositor, versionista de música coral y director de orquesta de la contemporaneidad nacional, quien a sus 60 años de vida, 35 de ellos de profesión, tuvo muchos motivos para sentirse satisfecho.

Con la presencia de algunos familiares, entre las que destacaron su esposa y una de sus hermanas, agrupaciones de la calidad del Quinteto La Luz y de estudiantes de violines de la Escuela Vocacional de Arte (EVA), decidieron sumarse al agasajo a través de su música, ejecutada con elevada finura.

Cada palabra expresada durante el homenaje a Monier iba cargada de ternura, de admiración, de reconocimiento a su calidad humana y profesional, pero sobre todo, de agradecimiento por sus enseñanzas como profesor de la escuela de música, así como su rectitud y bondad para lograr de sus pupilos, un graduado apto para triunfar en su vida futura.

Algunas lágrimas brotaron, mucha risa contagió a quienes sentimos una gran admiración por el artista, gracias a un chiste (muchos dichos por él) corroborando el buen ambiente en el que se desarrolló este homenaje, que hizo grande a una persona, pero que más nos alimentó espiritualmente a nosotros, porque logramos descubrir la sencillez en la grandeza de un hombre humilde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *