El Changüisero

Blog de la Cultura y Sociedad Guantanamera

By

El Verano cerró a rumba limpia

 Los niños aprenden y defienden la rumba cubana en el proyecto comunitario EL patio de Adela. Foto: Paolo Antonelli Por: Madeleine Sautié

La Ruta de la Rumba en su séptima edi­ción decidió recorrer varios puntos de la geografía insular para avalar la fuerte presencia del género en el territorio. Hasta la más orien­­­tal de las provincias llegó ayer la Ruta de la Rumba, ya todo un hecho, liderado por el proyecto Tim­balaye—En­­­­cuentro In­ter­nac­i­o­nal de la Rum­ba Cu­­ba­na— que en su séptima edi­ción decidió recorrer varios puntos de la geografía insular para avalar la fuerte presencia del género en el territorio.

Guantánamo no podría haber si­do olvidada en este importante re­corrido, expresó Ulises Mora, creador de Timbalaye, al grupo de lugareños que recibieron a la delegación —entre ellos Yusimí Ramírez, subdirectora provincial de Cul­tura, y Jorge Nelson Andriws, especialista de in­vestigación del gremio. La pro­vincia, comentó, posee una fuerte tradición rumbera y una hermosa historia por la libertad cubana.

Entre los anfitriones se encontraba el prestigioso artista Ernesto Lle­we­llyn de la Hera, director de Ba­llet folclórico Babul, quien expresó a Gran­ma sus consideraciones en torno a la llegada de la caravana a su provincia. “Es un reconocimiento a la labor de la cultura tradicional guan­ta­na­me­ra,  y a muchos cultores que iniciaron la modalidad de la rumba aquí desde el siglo pasado, y también a los continuadores que sabrán expresarla y podrán poner aquellos  nombres en alto siempre que se hable de rumba”, apuntó.

“La llegada de la Ruta, marca la apertura de un espacio permanente para debatir y profundizar sobre la rumba. Este no es un hecho más,  incluso se ha valorado dedicarle un even­to por la importancia que tiene el género en la identidad de la na­ción”, expresó Ramírez.

También fue noticia que a Tim­balaye se unieron las actividades por el cierre del verano, que contempló la presencia de agrupaciones rumberas en varios escenarios de la zona.

La delegación de Timbalaye visitó el proyecto sociocultural El patio de Adela, ubicado en el más folclórico de los barrios guantanameros, la Loma del Chivo, un trabajo comunitario que ha alcanzado un reconocimiento por la efectividad de sus acciones al integrar en su seno varios frentes que acogen a niños y adultos, en efectivos espacios de esparcimiento y educación artística.

La Calle de las Tradiciones estuvo bien animada en la tarde con la afluencia del ballet folclórico Babul, los grupos Los Cossiá, Akokán Aché, All Star de la Rumba, y  la  emblemática Tum­ba Fran­cesa Pom­pa­dour, Pa­tri­monio de la Hu­manidad.

Tras una jornada en la que Guan­tánamo que­dó convertida en la capital de la rumba cubana la Ruta llega hoy a Santiago de Cuba para compartir en esa hermosa cuidad con agrupaciones que tienen entre sus prioridades este género mayor que junto a sus ritmos y tambores constituye también una actitud ante la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *