El Changüisero

Blog de la Cultura y Sociedad Guantanamera

By

Boti: un imprescindible desconocido

Regino E BotiPor Ernesto T. Hermosilla /

Si algo positivo dejó la octava edición del Coloquio Boti-Guillén, que organiza en el mes de octubre cada dos años la filial de literatura de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en Guantánamo (UNEAC) -que se desarrolló en esta ocasión del 21 al 24 en la más oriental de las ciudades de Cuba-, es la certeza de que Regino Eladio Boti fue la figura cimera de las letras en la Isla de principio del siglo XX, y renovador de la lírica nacional, cuando para todos los conocedores, después de José Martí, no existía quien pusiera al país en el epicentro de la poesía mundial.

Empero, el Coloquio también trajo otra máxima menos agradable, y es que el más importante intelectual surgido en esta zona de Cuba es un total desconocido, tanto para los estudiosos como para el lector en sentido general, al saberse muy poco de su obra y al existir un bache creativo en su vida, en la que aparentemente fue muy pobre su productividad literaria.

La clarinada la ofreció el intelectual cubano Virginio López Lemus al afirmar que para él, la única etapa productiva del bardo –realmente brillante- fue desde 1910 al 1930, porque del poeta no se conoce nada después de esa fecha, a pesar de vivir hasta 1958. “Hay muy poca información sobre Boti después del 30, a pesar de que estuvo activo toda su vida como pedagogo y con una mente muy lúcida”, agregó López Lemus, uno de los invitados al evento guantanamero.

En ese sentido su nieto y albacea Regino Rodríguez Boti, afirma que más de la mitad de la obra del abuelo permanece inédita. Era un ser humano muy tímido y sentía pánico publicar sus poemas. El legado que dejó es inmenso. En su casa natal existe el archivo más completo dejado por escritor alguno y vale la pena la publicación de su obra crítica.

Por su parte la intelectual cubana María Emilia Soteras reconoce en el poeta guantanamero a un gran conocedor del idioma. Es imposible escribir como él lo hizo sin tener dominio de la técnica. Y de ahí la importancia de las corresponsalías de Boti con varios escritores de la época más fecunda de su creatividad, intercambiando criterios y definiendo conceptos sobre la métrica castellana. Porque sólo si se domina bien la técnica es posible innovar en un ambiente tan competitivo y difícil como el poético.

El epistolario de Regino E. Boti puede considerarse como el más inmenso e importante de escritor alguno. Él fue su primer archivero. Cada carta que enviaba a amigos y colegas le sacaba una copia y la guardaba. Por eso se encontraron innumerables cajas de zapatos y vestidos llenas de correspondencias y poemas sin publicar que fueron organizados por su hija menor, Florentina Boti (madre de Regino Rodríguez Boti), después de fallecido el poeta.

Su labor epistolar puede considerarse como la más intensa de escritor alguno. Aún se mantiene inédito su epistolario amoroso, lleno de pasión, bellísimo a consideración de su nieto y albacea. También permanece en la sombra las correspondencias con los hermanos Pedro y Max Henríquez Ureña. Se han publicado de manera fragmentada las cartas cruzadas con un grupo importante de escritores cubanos. Por eso Regino Rodríguez Boti considera que la mejor manera de hacerlo justicia a la obra del abuelo es la edición íntegra de todo su epistolario.

Boti fue un hombre culto y tenía conciencia de su valía literaria. Ejerció la pedagogía pero escogía bien a sus pupilos. No cualquiera podía llegar a ser alumno de él. Su poesía siempre se enmarcaba en su ciudad natal, Guantánamo, a la que llamó su aldea de parquedad catalana. Sin embargo, también cultivo el erotismo y dejó obras muy hermosas sobre la relación en la pareja y el amor idílico.

El Coloquio Boti-Guillén, organizado por la UNEAC, hace justicia al más importante intelectual del Alto Oriente Cubano y se convierte en el espacio idóneo para reverenciar su obra y ubicarla en el sitio que le corresponde. Por lo menos es la idea que primó en esta oportunidad. Y que se vio reforzada con la presencia de la destacada intelectual dominicana Luisa Vicioso Sherezada; premio Caonao de Oro (periodismo) y Anacaona de Oro (literatura), quien se fue impresionada por la altura poética de Boti y agradeció el ser invitada a un evento de estas características.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *