El Changüisero

Blog de la Cultura y Sociedad Guantanamera

By

A mi padre

Hugo BalartEl tercer domingo de junio es dedicado al Dìa de los Padres, oportunidad, que quizás, tenenmos para expresar nuestro profundo afecto hacia el ser que nos da el apellido, define nuestro sexo al concebirnos, y acompaña con su saber. En mi familia tengo la suerte de convivir con magníficos pardres como lo fue mi abuelo Apolonio, y aùn mi abuelo Fèlix y mi papá Hugo a quien le dedico este escrito que hice hace un tiempo cuando pasaba el Diplomado de Periodismo en el 2010, y de este modo honro a los demás papás quienes velan por sus retoños. Por las calles de Guantánamo se le venir en su bicicleta, luego de llevar a los nietos a la escuela o al círculo, a este profesor  de matemáticas retirado  después de enseñar por más de 30 años, realiza varios oficios, desde electricista, plomero, herrero y  hasta una bella poesía, aunque no es escritor. ¡Es multifacético!

Este singular personaje guantanamero siente una gran pasión por la música, aunque no es músico, ni mucho menos compositor, encuentra en ella su mejor compañía. Escuchar el son, el bolero, la salsa puertorriqueña o neoyorquina son sus preferidos además de ser un excelente bailador de casino.

Muchos en la cuidad conocen a Hugo Balart, por el dedicado maestro de varias generaciones de guantanameros, por el Club de la Salsa Imagen Latina quien fue su creador, por ser promotor en espacios de la radio y la televisión local, ruedas de casinos, del Museo Provincial “Volver a tras”, “Andar el Caribe”, donde expone sobre el baile, cantautores y la música. Todo esto lo realiza por que le nace del alma.

Desde muy pequeño se le inculcó en su hogar el amor por esta arte. Su madre Berta Aracelis Ramíez, artista por naturaleza, cantaba a viva voz los clásicos números de la época y su abuelo Paco la acompañaba con una guitarra y este fue el ambiente que lo rodeó. Las serenatas, las cumbanchas, disfrutar de los carnavales fueron parte de su vida familiar.

En sus clases matemática encontraba siempre un espacio para hablarles a sus alumnos sobre los movimientos salseros de los años 70- 80, época en que estaba de moda el pop, rock and roll y nueva trova, escuchado a través de radio emisoras extranjeras.

Hugo la salsa, como algunos cariñosamente lo llaman, defiende el género musical a capa y espada; y rechaza el exceso de reggaetón  en espacios culturales donde al público se le debe brindar otras opciones musicales. Considera que al imponer esta música a los más jóvenes, no se les da la oportunidad de que conozcan y disfruten del baile de casino, el son, la salsa que devienen de nuestras raíces y más en una tierra de excelentes músicos.

Él tiene siempre presente, “La música es el alma de los pueblos”, donde se identifica, se siente feliz, disfruta de las buenas canciones que dejaron huella y no pasaran de moda, aunque los años pasen. En fin, es su compañera de la vida.

A todo lo dicho se le suma el cariño y dedicación a su familia, como padre, abuelo, esposo, íntegro. No es ni su carne ni su sangre lo que lo hace a Hugo Balart padre, sino su corazón, como bien dice la frase del Denis Lord, novelista canadiense: “Un padre no es el que da la vida, eso sería demasiado fácil, un padre es el que da el amor. ¡Feliz día Papá!

 

 

 

One Response to A mi padre

  1. Zulemis Balart says:

    Defensor de la música popular cubana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *